Sunday, November 06, 2005

remedio

—¿Y qué hace ahí dentro mi patrón?
—Pos es por mi mamá que está mala. Tenía dolores muy fuertes. Y don Carmelo le hizo una limpia con una paloma.
—Eso no sirve.
—No sirve. ¿Tú qué sabes?

—Mira…
—¿Y eso qué es?
—Es un diente de muerto. Él sí es bueno, el que lo lleva nunca se enferma y nadie lo puede “ojiar”.
—¿Y de dónde lo sacaste?
—Lo encontré en el cementerio y esperé a que fuera noche de luna pa ir a agarrarlo. Si no, no sirve.

—Si lo quieres te lo doy.
—¿Para mí?
—Sí, tómalo.
—Gracias.

Friday, October 21, 2005

cóbrate

—Ora, ¡píquenle!
—Es que estamos cansados.
—Pues ya descansarán cuando se mueran, ¡vamos!
—¿A qué horas comemos?
—Namás piensan en comer. Hay que ganarlo primero. ¡A trabajar!
—Dame el tostón que me dijo.

—¡Toma, cóbrate! Tercia de vagos o los sueno.
— Si ese infeliz no nos paga, lo sabotiamos.


Sunday, October 02, 2005

domingo

Sunday, July 24, 2005

Muerto



—¡Muchachos…! ¿Dónde andan? Hace una hora que los ando buscando… ¿Que no saben lo que pasó?
—No.
—¿Qué fue? Platícanos
—Desembucha...
...
—Encontraron a Julián muerto.
—No la amueles, ¿al Julián?
—Sí.
—¿Dónde?
—Allá en el llanito, cerca de la chicharronería. Está ahí tirado y hay cantidad de gente.
—¿Y no saben quién fue?
—No. Un policía dijo que lo mataron por la espalda.
...
—¿Vamos a verlo?
—Vamos.
—Pus vamos.
—Ven con nosotros, Pedro.
—Pos sí, ái vamos.
—¿Qué tienes?
—¿Yo? Nada.
...
—Vayan que ahorita los alcanzamos.
—No se tarden.

Sunday, May 08, 2005

Me mirabas



—¿Qué?, ¿no me regala un cigarrito?
—No mantengo vagos..

—¡Echa aguas!

—¿Qué quieres?
—Ya te dije: cigarritos.
—Cómprenlos.
—Es que no tenemos lana.
—Pues trabajen, flojos… ¡Quítense!
—!Ora! Si hasta crees que te voy a comprar tus zapatos de nylón.
—¿Policía!
—¡Tápenle el hocico!
—¡¡Policia!!
—¡Tápenle el hocico!
—¡¡¡Policía!!!
—Suave…ahí déjenlo…Ora, pélense

Sunday, February 27, 2005

Cacarizo y yo

Saturday, February 05, 2005

Detalle

—Bueno, ái nos vemos, tenemos que ir a un detalle... Dame tu mascada.
—¿Pa qué la quieres?
—Oh, ya te la devolveré.
—No ves que tengo anginas.
—Oh, no seas méndigo... Tú ven conmigo, ustedes hasta lueguito.